El MundoPrincipal

El Rey de España huyó de la justicia y se presume que está en República Dominicana

Juan Carlos I estaba hundido en hechos de corrupción

Desde que este lunes por la tarde se conociera que el rey emerito había huido de España, ninguna fuente oficial ha revelado el paradero del monarca. El hermetismo y el ocultamiento es total. Fuentes de la Casa Real consultadas por el diario digital Público.es no han confirmado ni desmentido ninguna hipótesis. Silencio.

En las últimas horas han comenzado a tomar fuerza dos posibles destinos, pero se trata hasta el momento de hipótesis sin confirmar. Según una de ellas, Juan Carlos I podría estar en Portugal desde que se anunció que había abandonado España. Así lo afirman diversos medios lusos, que sitúan al monarca en Estoril, a donde habría llegado pocas horas después de anunciar su salida de España.

Otra de las hipótesis que se abre paso es que el emérito podría encontrarse desde este martes en la República Dominicana, destino al que habría llegado en avión desde Portugal, por lo que su paso por el país vecino parece ser una realidad. Esta segunda hipótesis está apoyada por el diario ABC, que afirma que Juan Carlos I viajó el fin de semana a Sanxenxo (Pontevedra) y de allí cruzó a la ciudad portuguesa de Porto, donde cogió un avión con destino al país caribeño.

La intención de Juan Carlos I es la de alojarse en una residencia en el complejo Casa de Campo, en La Romana, durante unas semanas. Su estancia tendrá carácter temporal ya que no se trata de instalarse en este destino definitivamente, alojado por la familia Fanjul, una grupo muy adinerado de Latinoamérica gracias a plantaciones de azúcar, que actuarán de anfitriones durante la estancia del padre del Rey en la República Dominicana.

La noticia de la huida del monarca se conoció en la tarde de este lunes, cuando se hizo público un comunicado dirigido a su hijo, Felipe VI, en el que afirmaba que se trasladaba al extranjero «para contribuir» a que el jefe del Estado pueda desarrollar su función «desde la tranquilidad y el sosiego» que el cargo requiere.
En el momento de conocerse el escrito, el rey emérito ya había abandonado nuestro país. Al menos así lo afirmaron fuentes oficiales del Gobierno y la Casa Real.

Sin embargo la noticia no fue una sorpresa para parte del Gobierno, puesto que  Zarzuela y Moncloa dedicaron varias semanas a sopesar la salida del rey emérito de la que ha sido su residencia con el fin de alejarlo de Felipe VI . La otra parte del Gobierno, la formada por Unidas Podemos, ha criticado duramente la decisión del rey emérito y afirmó que desconocían los planes. 

Se trata de la tercera generación de la familia real Borbón, que huye de España. En 1944, como recordaba La Vanguardia, Francisco Franco le decía lo siguiente a Juan de Borbón, instalado en Lausana: «a) La Monarquía abandonó en 1931 el poder a la República. b) Nosotros nos levantamos contra una situación republicana. c) Nuestro Movimiento no tuvo significación monárquica, sino española y católica, d) Mola dejó claramente establecido que el Movimiento no era monárquico (…) Por lo tanto, el Régimen no derrocó a la Monarquía ni está obligado a su restablecimiento». Cuatro años después, en 1948, Juan de Borbón pactaba con Franco que su hijo Juan Carlos se instalara en España.

T/ LRDS/ Público/ El Diario

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba