El Mundo

La izquierda española denuncia los silencios navideños de Felipe VI y augura un futuro sin cabida para la monarquía

"Ni una sola palabra sobre el emérito fugado en Abu Dabi. Ni una sola palabra sobre la Casa Real", destacó Pablo Echenique en una valoración de urgencia. Por su parte, la derecha volvió a aplaudir el discurso del monarca.

El discurso navideño de Felipe VI no ha convencido a Unidas Podemos. La coalición de izquierdas ha lamentado las notorias ausencias de una serie de asuntos peliagudos en las palabras del monarca, que pasó por alto cuestiones tan candentes como los escándalos de Juan Carlos I. Si lo que dijo fue poco, lo que calló fue mucho.

«Felipe VI eligió una habitación pequeña pero el elefante en ella es gigante. Ni una sola palabra de autocrítica. Ni una sola palabra sobre el emérito fugado en Abu Dabi. Ni una sola palabra sobre la Casa Real. Felipe VI habla sobre todos los temas, excepto uno: la monarquía», destacó el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

En esa misma línea, Lilith Verstrynge, secretaria de organización de Podemos, puso de relieve una paradoja. «El mensaje del rey –explicó– ha sido una muestra de los nuevos consensos democráticos de nuestro tiempo y un reconocimiento del avance de los valores republicanos en nuestra sociedad. Cada vez está más claro que el futuro no es lugar para una monarquía».

Las críticas también han llegado desde Más Madrid. «Me encantaría que Felipe VI nos explicara a todos a qué se refiere cuando dice que las instituciones deben ser ejemplo de integridad pública y moral. Eso sería mojarse. Lo otro es un brindis a sol leído en un teleprompter y no vale nada», afirmó Pablo Perepinyà, senador de esa formación.

El PSOE, socio de Unidas Podemos en el Gobierno, optó por alejarse de las críticas y mostró su respaldo al monarca. La presidenta de la formación socialista, Cristina Narbona, ha afirmado este sábado que el rey ha «acertado tanto en el diagnóstico de los problemas como en la forma de reaccionar antes los mismos».

Narbona remarcó además que el PSOE «coincide plenamente» con la importancia que Felipe VI ha otorgado a los problemas que afectan «a la mayoría de los españoles». «Son problemas hacia los que ha mostrado toda su empatía y solidaridad, y ha señalado la que puede ser la respuesta de todas las instituciones», subrayó.

A su juicio, el rey «ha querido convocarnos a todas las instituciones para que seamos ejemplares en cuanto a la integridad pública y moral, y lo considera necesario para reforzar las instituciones democráticas y para aumentar la confianza de los ciudadanos en las mismas».

«Operación de imagen»

Por su parte, las fuerzas soberanistas de distintos puntos del Estado coincidieron en valorar negativamente esos tradicionales silencios del monarca. Néstor Rego, diputado del Bloque Nacionalista Galego (BNG), advirtió que «no se puede apelar al carácter ejemplar que deben tener las instituciones de rectitud política y moral sin hacer referencia alguna a la corrupción de la propia Familia Real, a todos los casos de corrupción y evasión fiscal en los que está involucrado Juan Carlos de Borbón».

Desde EH Bildu, la diputada Mertxe Aizpurua subrayó este sábado que «el discurso es más revelador por lo que no dijo que por lo que dijo», lo cual «demuestra el escaso nivel de credibilidad que tiene el monarca y la institución a la que representa». «Estamos asistiendo a una operación de imagen para desligar y hacer un corta fuegos entre lo que fue el Rey emérito y lo que puede ser este Rey», afirmó.

Para Aizpurua, «está fuera de toda duda que la monarquía española tiene intrincada la corrupción en esencia». «Todos sabemos de dónde viene y a dónde va esta monarquía», remarcó la representante de EH Bildu.

En esa misma línea, el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, también ha criticado el «cinismo» del rey Felipe VI al hablar de «integridad moral», algo que le suena «casi como una burla grotesca».

En declaraciones a los periodistas , Maragall ha preguntado, con relación al discurso del monarca: «¿Alguien escuchó que dijera algo interesante?», preguntó el político independentista tras encabezar una delegación de ERC en la tradicional ofrenda floral a la tumba del expresident Francesc Macià, en el cementerio de Montjuïc, en el 88 aniversario de su fallecimiento.

«Siempre a nuestro lado»

La derecha, en cambio, vio otro discurso. «El rey destaca en su mensaje de Navidad su recuerdo a los españoles que sufren la pandemia y crisis económica, y defiende la Constitución como viga maestra que merece reconocimiento, respeto y lealtad», dijo un elocuente Pablo Casado. Para el líder del PP, «la fortaleza de las instituciones es clave para los retos de futuro de España».

Su compañero de partido y presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, reaccionó también con palabras cálidas. «Siempre a nuestro lado. En la dificultad y la esperanza, reconforta tener cerca a un referente como SM el Rey Felipe VI que abraza el consenso. Este año los andaluces le hemos entregado con orgullo la Medalla de Honor de Andalucía. Nuestro afecto, Majestad», afirmó.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, también se sintió conmovida por las palabras de Felipe VI. «España atraviesa un momento de grandes dificultades y tiene enormes retos por delante, pero hay que huir del pesimismo y el conformismo. Tenemos que convertir la encrucijada en una oportunidad y ganar juntos el futuro. Comparto plenamente este esperanzador discurso del rey», sostuvo la representante de la formación naranja.

T/Diario Público/LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba