El SurPrincipal

Ocho muertos en el «paro armado» del narcotráfico en Colombia

Al menos ocho muertos y centenares de poblaciones paralizadas a punta de pistola y amenazas en redes sociales es el saldo de la arremetida que lanzó la banda del extraditado capo del narcotráfico Otoniel, cuando restan tres semanas para las elecciones presidenciales en Colombia.

Pese al despliegue militar, el Clan del Golfo completó ayer cinco días de “paro armado” en el norte del país, en venganza por la entrega de Dairo Antonio Úsuga, Otoniel, a la justicia estadounidense tras su captura en octubre.

Aunque el mayor daño lo han causado en las vías, donde incendiaron casi 190 vehículos, los pistoleros del capo mataron a ocho personas, entre ellos tres civiles, de acuerdo con el balance parcial de autoridades.

En los llamados paros armados, los grupos criminales suelen restringir el desplazamiento de vehículos por carreteras y la movilidad de las personas, amenazando con ataques a quienes transiten por las vías, incluso si van en caravanas escoltadas por el Ejército.

Las primeras acciones violentas del paro armado se produjeron en los departamentos del Cesar y de Sucre, donde se registraron quemas de buses, aunque la mayor tensión se vive en Antioquia, donde Otoniel ejercía su poder con más autoridad.

T/ La Jornada/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba