El Mundo

Azerbaiyán y Armenia: Más de tres décadas de guerra y miles de víctimas por un territorio ocupado

Las tensiones por la soberanía del territorio de Nagorno Karabaj vuelven a endurecer el panorama entre Azerbaiyán y Armenia, desde el pasado 27 de septiembre cuando se avivaron las hostilidades entre ambas naciones.

El conflicto por este territorio tiene acuestas cientos de víctimas fatales e innumerables desplazados a lo largo de tres décadas en las que el conflicto no sólo ha sido conflicto geopolítico, sino estratégico, étnico, histórico y religioso.

Sin embargo, en esta oportunidad esta pugna parece ser más hostil, alcanzando el punto en que diversos actores internacionales han solicitado el cese al fuego y otros, como Turquía, han entrado de lleno en favor de la causa de Azerbaiyán para recuperar un territorio que reclama como suyo.

El origen de este enfrentamiento se remonta a los años 1988 y 1994, cuando surgieron las independencias de Azerbaiyán y Armenia

El origen de este enfrentamiento se remonta a los años 1988 y 1994, cuando surgieron las independencias de Azerbaiyán y Armenia, las cuales dejaron de ser repúblicas socialistas soviéticas a Estados independientes.

La primera diferencia entre ambas naciones ocurrió cuando Nagorno Karabaj, que pertenecía hasta entonces a la República Socialista Soviética de Azerbaiyán como una región diferenciada, solicitó unirse a Armenia, a lo que Azerbaiyán se negó, dando paso a un conflicto bélico por el control del territorio; dejando más de 30 mil fallecidos y una etiqueta de continuará.

Algunos historiadores aseguran que para comprender mejor los motivos de los combates es necesario desgranar la historia y la diversidad que envuelven a estos territorios, incluyendo la región del Cáucaso que ha sido históricamente un punto de confluencia y choque de civilizaciones, culturas y religiones.

Armenia por su parte, está formado por una mayoría de etnia que profesa una de las versiones más primitivas y antiguas del cristianismo desde hace siglos, la iglesia Apostólica Armenia. Mientras que Azerbaiyán, concentra un grueso de población túrquica que tiene al islam en su variante chiita como religión.

Y es este precisamente la base de esto conflicto religioso, Nagorno Karabaj a pesar de estar incrustada en medio del territorio de Azerbaiyán, tiene una mayoría de habitantes que son armenios étnicamente y cristianos ortodoxos de religión.

El hecho de que la mayoría de los habitantes del territorio azerí sean armenios con prácticas religiosas distintas desembocó en un conflicto bélico en 1991, cuando la República Soviética de Azerbaiyán abolió la autonomía del Alto Karabaj, provocando un movimiento nacionalista armenio que declaró su independencia.

Esta acción provocó que los armenios lograran crear un Estado independiente de facto conocido ahora como Nagorno Karabaj. Sin embargo, los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Reino Unido, Francia, Rusia, Estados Unidos y China) reconocen este territorio de Azerbaiyán.

Se rompió la tregua

Tras 26 años de firmada la tregua entre ambas naciones, las tensiones en la región han vuelto a estallar, logrando que algunos expertos aseguren que es están «a un paso de la guerra«, incluso la analista Olesya Vartanyan, especialista del Cáucaso Sur para el think tank International Crisis Grou, alertó que «el uso de cohetes y artillería pesada trae un riesgo mayor para víctimas civiles y esto puede provocar una escalada difícil de detener”.

En 1994 con la anuencia de la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y el Grupo de Minsk, un organismo presidido por Estados Unidos, Rusia y Francia se logró la tregua, pero los resentimientos prevalecieron hasta la fecha.

en el 2016 se registraron enfrentamientos armados, en lo que se conoció como «La Guerra de los Cuatro Días

La amenaza siempre estuvo latente, sobre todo porque Armenia mantuvo sus tropas en el territorio que rodea a Nagorno Karabaj durante este tiempo.

En noviembre de 2007 los representantes de Armenia y Azerbaiyán coincidieron en varios puntos del acuerdo, tales como el retiro de tropas armenias del cinturón en torno a Nagorno Karabaj, la garantía de autogobierno y seguridad para esta región, la posible celebración de un referendo sobre su futuro, la existencia de un corredor con Armenia y la facilitación del regreso de los refugiados y desplazados; pero no en la desmilitarización de Armenia en la zona ocupada.

Pese a estos acuerdos en el 2016 se registraron enfrentamientos armados, en lo que se conoció como «La Guerra de los Cuatro Días”, sin embargo, no es comparable con la situación que se vive desde el 27 de septiembre cuando las tensiones han aumentado de manera tal que ya dejan más de un centenar de fallecidos.

La Radio del Sur/El Mazo Dando

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba