El SurPrincipal

Moncada denuncia a «diplomáticos» colombianos como planificadores de masacres e instigadores de la guerra

El embajador venezolano ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada denunció este miércoles la relación de los «diplomáticos» colombianos Francisco Santos y Alejandro Ordóñez, con las masacres que han ocurrido en Colombia en las últimas dos décadas y con los recientes planes para intervenir militarmente en Venezuela.

«Las masacres de Colombia y el ataque militar a Venezuela tienen un punto en común.Los embajadores colombianos en Washington son expertos en masacres en su país y trabajan para imponer el modelo en Venezuela con apoyo de Trump.Son crímenes contra la humanidad en pleno desarrollo», señaló Moncada en su cuenta de twitter.

Moncada también difundió investigaciones realizadas en Colombia, que muestran que el actual embajador colombiano en Washington, Francisco Santos y el actual Embajador colombiano en OEA, Alejandro Ordóñez, se reunieron en el año 2000 por lo menos 16 veces con jefes paramilitares para planificar masacres contra ciudadanos inocentes.

«Una de las reuniones fue con el jefe paramilitar Salvatore Mancuso para crear un “grupo de limpieza” en Bogotá, es decir un escuadrón de la muerte. La información la aporta a la Fiscalía General de Colombia el Teniente Julio César Bustamante Fernández quien asistió a la reunión», detalla Moncada.

Relata que en dicha reunión se decidió el asesinato del sindicalista Wilson Borja y la creación de escuadrones de la muerte en Bucaramanga al estilo de Medellín. Borja sufrió un atentado y sobrevivió. Nunca supo que los actuales embajadores ordenaron su muerte.

«La fiscalía general de Colombia conoce el testimonio del Teniente Bustamante Fernández desde 2001 pero congeló el expediente y ningún fiscal desde ese año ha promovido la investigación de los jefes de las masacres. Por el contrario el gobierno de Duque los premió en Washington», prosiguió Moncada en su denuncia.

Embajadores de la muerte

El embajador venezolano resalta que «en una de esas reuniones Francisco Santos explicaba las ventajas de los escuadrones de la muerte: “hay mucho vago… ganamos por partida doble…quitamos a esa gente de la calle y los montamos como muertos de combate”.

Recuerda también que Salvatore Mancuso es uno de los mayores asesinos de Colombia. Entre las masacres que perpetró se encuentra la “Masacre del Aro” de 1997 donde una aldea entera fue eliminada. Hoy, luego de 23 años, la justicia por fin investiga a Álvaro Uribe, jefe político de la operación.

El encargado de tramitar la extradición de Mancuso a Colombia es el embajador Santos. El mismo que planificó con Mancuso las masacres de indigentes para presentarlos como muertos en combate. «Su misión es protegerlo», subraya Moncada.

Contra Venezuela

Moncada también revela los nexos de los dos embajadores colombianos en los planes de agresión militar contra Venezuela:

En septiembre 2018, Santos participó en una reunión abierta del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) en Washington donde pidió el ataque militar a Venezuela como “repuesta colectiva” de EEUU y Colombia. Esa es la “fuerza multinacional”.
En abril 2019, Santos participó en reunión SECRETA del mismo CSIS donde se discutió con funcionarios de EEUU y traidores venezolanos la invasión militar a Venezuela. Santos es el experto en guerra sucia y masacres, ese es su aporte a la reunión.
Santos es el embajador de la guerra contra Venezuela. En noviembre de 2019, en conversación con canciller de Colombia afirmó que EEUU usará el TIAR para atacar y que su trabajo es “inventar cosas” para mantener agresión. Las mentiras de Duque son las que inventa Santos.
Santos afirmó: “si Trump ve las elecciones muy difíciles se mete a Venezuela” y propone “acciones encubiertas” para apoyar a los traidores venezolanos. Las condiciones propuestas por Santos se están cumpliendo y debemos prepararnos para las consecuencias de su plan.
Por su parte, Alejandro Ordóñez, embajador en la OEA, es el ideólogo de los escuadrones de la muerte y un defensor de la quema de libros como método educativo. Estos son hechos públicos en su pais. En 1987, ya defendía en la prensa a los grupos paramilitares.
Alejandro Ordóñez es el encargado en la OEA de pedir la invasión a Venezuela con una fuerza multinacional usando el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). La misma excusa que usó el asesino contratado por Guaidó para ejecutar masacres en Venezuela.
Las masacres en Colombia son una cruenta tradición política para conquistar espacios de poder. El partido dominante en el Estado es el de políticos y narco-paramiltares. Sus embajadores jefes de masacres tienen la tarea de exportar ese modelo de conquista a Venezuela.
T/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba