Columnas

Las nuevas armas biológicas se desvelan ante el mundo contemporáneo

En una noticia fechada el 25 de julio de 2022 en el portal de RT en castellano (español), aparece una noticia que enciende todas las alarmas (1).

Se trata de las aseveraciones que hacen miembros del Comité de Inteligencia de EE.UU., donde aseguran que existen armas biológicas que apuntan al ADN de personas.

Señalaron además, que «adversarios del país norteamericano podrían usar esa misma tecnología para atacar el ganado y los suministros de alimentos». La simple interpretación de esta noticia hace evidente de que EE.UU. posee la tecnología para fabricar armas biológicas específicas en contra de personas y personalidades específicas.

Al suscrito le ha llamado la atención la noticia pues, suele suceder, que cuando estos elementos llegan a los medios de información o difusión internacionales, es que de parte de los centros de poder occidental, se desea enviar un mensaje a sus adversarios sobre el inmenso poder de la tecnología disponible en los Estados Unidos, para hacer daño a quienes deseen y específicamente, a quienes adversen sus intereses.

Lo curioso es que las advertencias del caso provienen del representante del estado de Colorado, Jason Crow, durante el Foro de Seguridad de Aspen, alertando a los ciudadanos sobre «los riesgos a los que se exponen al realizarse pruebas de ADN, especialmente, cuando recurren a los servicios privados de genealogía».

¿Qué es el Aspen Institute?

Aspen Institute es una organización internacional sin fines de lucro, fundada en 1949 como Aspen Institute for Humanistic Studies, con institutos asociados en Berlín, Roma, Madrid, París, Lyon, Tokio, Nueva Delhi, Praga, Bucarest, Ciudad de México y Kiev e iniciativas de liderazgo en Estados Unidos y en el continente africano, la India y América Central (2).

El Instituto Aspen está financiado en gran parte por instituciones como la Carnegie Corporation y las fundaciones Rockefeller Brothers, Gates, Lumina y Ford, y por donaciones individuales, información que puede ser corroborada por el lector en Internet, buscando el nombre del instituto (3).

Hipótesis planteadas

No es la primera vez que un líder en el mundo aparece en corto tiempo, afectado por una misteriosa enfermedad, tal como sucedió con el líder palestino, Yasir Arafat, con el líder angoleño, Agostinho Neto, y hace pocos años, aun en Venezuela, el Presidente Comandante Hugo Chávez Frías.

Respecto al Presidente Hugo Chávez, aún no han sido aclaradas las circunstancias en que el amado presidente, pudo desarrollar una enfermedad que tras varias operaciones, no fue posible controlar y que lo llevó a la tumba física.

Para muchas personas, el suscrito inclusive, el Presidente Hugo Chávez fue asesinado; diversos líderes nacionales se han manifestado al respecto.

En un discurso pronunciado por el inmenso líder venezolano y suramericano, en noviembre de 2011, él mismo, al observar que en muy corto tiempo, seis (6) líderes suramericanos habían desarrollado diferentes tipos de cáncer, formuló una hipótesis que aún está por ser probada: ¿Será que el imperio ha desarrollado armas que permiten inducir el cáncer a personas en específico?

Noticias como aquella con la que hemos iniciado este análisis, prueban la necesidad de ahondar más en estos temas y de sugerir fuertemente, una investigación al respecto.

La misma aparición del nuevo coronavirus en 2019 y todas sus sepas posteriores, hacen pensar a muchas y muchos, que esta pandemia se ha tratado del despliegue de una arma biológica a nivel global, pero aún no ha sido comprobado de que así sea, sin embargo, muchas dudas apuntan a que posiblemente, hemos vivido y aún estamos viviendo, la primera guerra biológica mundial.

Llama la atención que desde hacía años, personajes famosos como Bill Gates entre otros, así como en diversos largometrajes, venían advirtiendo sobre las posibilidades de una pandemia, posibilidad que muchos subestimaron diciendo que se trataba de una treta de promoción personal, de inversiones que ese magnate estadounidense había realizado en la industria farmacéutica, o que era parte de las teorías conspiratorias muy de moda en estos tiempos.

Lo curioso, es que el COVID-19 apareció en Wuhan-China, justamente el país de mayor crecimiento económico y considerado como una amenaza global por los EE.UU. En los últimos 30 años y más, las tasas de crecimiento del PIB de China, han rondado entre el 5% y el 8% interanual y ninguna de las tácticas de occidente, especialmente de los EE.UU., ha logrado ni siquiera aminorar ese crecimiento.

Solo recordaremos en esta oportunidad, la guerra comercial desarrollada durante la Administración Trump-Pence en contra de China y las provocaciones recientes, hechas por parte de los EE.UU. haciendo uso del tema de Taiwán.

Es evidente que el liderazgo Chino, encabezado por su presidente Xi Jinping, trató a la pandemia como un problema de seguridad nacional, tomando todas las medidas necesarias para contenerlo, es decir, vencer la potencial agresión.

Pese a la pandemia en 2020, China fue el único país en el orbe, que alcanzó tasas de crecimiento positivas, mientras el resto de los países del mundo, especialmente sus adversarios occidentales, todos registraron tasas de crecimiento negativas.

Para complementar la reflexión, si algún país era necesario detener su crecimiento para occidente mediante algún mecanismo, era y es China, por lo que no es de desestimar que algún día llegue a probarse y comprobarse científicamente, que el COVID-19 y sus posteriores cepas, sea en realidad un arma de laboratorio y hayan sido esparcida en China para lograr quebrar su camino de crecimiento, subestimando las capacidades del gigante asiático para enfrentar la contingencia y salir airoso de esta.

Los recientes descubrimientos de las fuerzas armadas de la Federación Rusa en la operación militar especial que aún se desarrolla en Ucrania, han puesto en manifiesto que existen organizaciones financiadas por occidente, especialmente por capitales provenientes de Estados Unidos, haciendo investigación en armas biológicas para lograr someter a sus adversarios globales y específicamente a Rusia y otros países en el espacio pos-soviético.

Entre los involucrado en estas operaciones ha estado el hijo del actual presidente estadounidense, Hunter Biden. Los EE.UU. no ha negado su participación en estas operaciones,  aduciendo de que se trataba de investigaciones para prevenir enfermedades. Llama la atención, por cierto, que estas se encuentran muy lejos de sus fronteras y con métodos de dispersión de virus orientados a aquellas latitudes, con el evidente propósito de debilitar a la Federación Rusa, único país en el mundo, a juicio del suscrito, con capacidad para frenar la expansión de la OTAN  en el planeta.

Así los hechos, muchas son las interrogantes puestas sobre el tapete de los acontecimientos, que deberán ser aclaradas en los próximos tiempos y entre las cuales, las hipótesis puestas de manifiesto en este artículo: ¿Hemos estado viviendo la primera guerra biológica a escala global?, ¿Con los métodos selectivos podrían haberse diseñado uno para desaparecer físicamente al Presidente Comandante Hugo Chávez ?

Lo que sí es seguro, es que la tecnología publicada en el ASPEN Institute de EE.UU., seguramente va a ser usada para amedrentar a líderes y pueblos, que se opongan a los cambios geopolíticos que se registran en el orbe en estos momentos, bajo la estratagema de que «son los otros países que amenazan a los Estados Unidos», aplicando siempre lo del doble discurso, el doble rasero.

Para finalizar

El Prof. Atilio A. Borón, ha indicado en su libro «América Latina en la Geopolítica del Imperialismo» lo siguiente: «La historia de los imperios precedentes demuestra que se tornan más agresivos e inmorales una vez iniciada su decadencia» (p. 32). Los EE.UU. ha evidenciado su dramática decadencia en estos tiempos  para lo cual, no tiene una respuesta en materia doctrinaria que lo aleje de los preceptos que han sustanciado su política exterior, basada en los principales ponentes del realismo político.

No es de extrañar que los próximos tiempos traigan mayores preocupaciones a la humanidad, debido al uso de tecnologías biológicas, que en lugar de usarse para hacer la vida más grata a las grandes masas humanas en el planeta, posiblemente se estén usando para la destrucción de las mismas y con estas, la sociedad humana.

Por/ Vladimir Adrianza Salas

Notas de pie de documento

(1)  Miembros del Comité de Inteligencia de EE.UU. aseguran que existen armas biológicas que apuntan al ADN de personas.

Publicado: 24 jul 2022 22:53 GMT.

URL: https://actualidad.rt.com/actualidad/436553-comite-inteligencia-advierten-armas-biologicas-adn

(2) Aspen Institute. About us: URL: https://www.aspeninstitute.org/about/

(3) Aspen Institute. Financiamiento.  URL: https://hmn.wiki/es/Aspen_Institute

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba