El Sur

Mancuso acusa a los mandos militares colombianos de ordenar crímenes a los paramilitares

Un grupo de empresarios colombianos financió la violencia

El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso declaró ante el tribunal de Justicia y Paz de Barranquilla, Colombia, por las acciones que lideró desde el frente José Pablo Díaz, el cual tuvo su accionar en Atlántico y otros departamentos de la región Caribe de la nación neogranadina.

Lo primero fue que Mancuso afirmó que las Autodefensas se conformaron en Magdalena y Cesar con la connivencia del Estado y con el apoyo económico de empresarios como Jorge Gnecco, empresario y político que fue asesinado en 2001.

También reveló que, entre 1995 y 1996, se reunió con el general Iván Ramírez, entonces comandante del Ejército, para tener apoyo y acompañamiento en sus desplazamientos por el norte de Colombia, lo que, aseguró este, «nunca les faltó».

Además, confesó que los asesinatos que cometían en esta zona del país «eran ejecutados porque los ordenaban los altos mandos de la fuerza pública».

También está confirmando los nombres de algunos financiadores, como es el caso de Rafael Antonio Matera Lajud, dueño de la empresa Camagüey y socio de la compañía Palmeras de la Costa, Alfonso Macías Vargas, socio de las empresas anteriormente mencionadas y señalado de ser alias ‘M1’.

También reconoció como financiadores a Huber Rodríguez, Jorge Tuto Castro, Dario Laíno Scopetta, reconocido ganadero y palmicultor, y solicitó disculpas por no recordar suficiente, ya que afirma estar aislado y sin contacto con archivos documentales desde su extradición hacia los Estados Unidos.

T/ Blu Radio/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba