El SurPrincipal

Presidente argentino y de la CELAC: En Latinoamérica no queremos un Plan Mashall, queremos un nuevo orden internacional

El presidente argentino Alberto Fernández dio este mediodía su primer discurso en las reuniones plenarias de la cumbre del G7 en Munich, un texto con un tono crítico a las financias internacionales, el rol de las economías centrales en relación a los emergentes y un pedido al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que replantee las sobretasas que penalizan a países deudores.

«En América Latina y el Caribe no soñamos con un nuevo Plan Marshall. Nunca tuvimos uno. Pero soñamos con un nuevo orden internacional donde los esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad. Soñamos con no ser discriminados por el mundo central y condenados a la marginalidad y al olvido«, expresó el mandatario, que llegó al Palacio Elmau, en la zona de Garmish, Bavaria, en helicóptero. Luego de ser recibido por el premier alemán Olaf Scholtz, Fernández dio su discurso y pidió que «eflexionemos un instante sobre alguna de las enseñanzas que la historia nos ha dado. El 27 de junio de 1947, hace hoy 75 años, se inició la conferencia de París que abrió el camino al Plan Marshall que ayudó a Europa a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial».

Agregó en esa línea que «la asistencia a los pueblos necesitados y el acuerdo en torno del respeto al derecho internacional fueron el origen del orden de la posguerra». Y precisó que «el mundo, tal como lo conocemos, nos enfrenta a enormes dilemas éticos. Ya sabemos que nadie se salva solo. Nunca ha sido más evidente que las crisis del presente (climáticas, sanitarias, financieras, energéticas y alimentarias) son verdaderamente globales. Las soluciones no dependen de esfuerzos individuales y los efectos negativos que esas crisis generan, llueven ácidamente sobre todo el planeta».

Fernández destacó en toda su ponencia el rol de representante regional, además de presidente argentino. «Estoy aquí no solamente como Presidente de la República Argentina. He sido invitado en mi calidad de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. La CELAC es un foro de diálogo y concertación que representa a 650 millones de habitantes«, expresó. Y resaltó que «soy consciente de que solo 1.800 kilómetros separan este recinto de donde se está librando una guerra».

Pedidos al FMI

«Los Derechos Especiales de Giro emitidos por el FMI constituyen una oportunidad para mejorar las condiciones sociales. La canalización de los DEG’s a través del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad debe incrementarse incluyendo a los países de renta media», dijo el Presidente sobre la asistencia del organismo. «No deben ser instrumentos destinados a engrosar las reservas de bancos centrales que no los necesitan. Deben tener un sentido social capitalizando bancos regionales para financiar infraestructura requerida para el desarrollo que el cambio climático además exige», precisó luego el mandatario.

Asimismo, dejó en claro que «la política de sobrecargos cobrados por el FMI también debe ser revisada. Constituyen una penalización inadmisible en las circunstancias dramáticas que hoy vivimos. Así lo recomendó el G20 antes de que la guerra se desatara». También reclamó por «los derechos fiscales para las grandes corporaciones multinacionales, especialmente en la economía digital; el impuesto mínimo global como medio de implementación de protección climática; y un nuevo marco de tratamiento de las deudas soberanas también requieren una urgente implementación».

Por último, destacó que «no nos interpela el tiempo de la codicia sino el de la fraternidad. Los paraísos fiscales generan infiernos sociales. Constituyen un ejemplo de injusticia social que posterga el derecho a un desarrollo sostenible e inclusivo».

T/ Página12/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba