El Mundo

Trump se deslinda de la abogado que inventó inverosímil teoría sobre fraude electoral

Donald Trump elogiaba hasta hace poco a la abogada Sidney Powell, la misma que inventó una inverosímil teoría conspirativa para «fundamentar» el presunto fraude electoral que denuncia la campaña del mandatario saliente.

Sostuvo que ella era parte de un equipo de “maravillosos abogados y representantes” encabezados por Rudy Giuliani, todos con el objetivo de revertir la voluntad expresada en las urnas.

Esta semana arrancó con un mensaje de la campaña de Trump en el que se demuestra que Powell y sus conspiraciones han ido demasiado lejos hasta para el presidente, capaz de agarrarse a un clavo ardiendo para negar la realidad de su derrota por seis millones de votos frente a Joe Biden.

En un comunicado firmado por Giuliani y Jenna Ellis, los dos representantes legales de Trump, se indica que “Powell no forma parte del equipo y que practica el Derecho por su cuenta”, y “no representa al presidente”.

El distanciamiento se produjo después de que la ultra conservadora abogada sembrara falsedades y afirmaciones incorrectas sobre el recuento realizado de forma automática.

Powell llegó al extremo de sostener que el ex-presidente venezolano Hugo Chávez fallecido en el 2013, fuera la persona clave en ese robo de votos a Trump, mediante el software de las máquinas de conteo.

Eso lo explicó Powell, antigua fiscal federal, en una rueda de prensa el pasado jueves. Sus comentarios quedaron difuminados por las gotas de sudor negro que se deslizaron por el rostro de Giuliani, situación descrita como “mal funcionamiento del tinte”.

Hubo un rechazo general. Tucker Carlson, uno de los máximos voceros de Trump desde su programa estrella en la Fox, descalificó totalmente a Powell. “Nunca ha demostrado que ni un solo voto se haya movido ilegalmente de un candidato al otro por el software, ni uno”, recalcó.

Powell apareció el sábado en otro canal e insistió en un complot en Georgia, donde iba a presentar un “pleito bíblico”. Entre tanto, un juez de Pensilvania descalificó una reclamación de Trump, litigio que el magistrado equiparó al “monstruo de Frankenstein” por coser teorías sin pruebas para anular los votos de millones de personas. A este descalabro se sumó Chris Christie, asesor de Trump, que en una entrevista calificó a los abogados del presidente de “vergüenza nacional”.

T/ Agencias/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba