El Sur

En Argentina una multitud celebró el Día del Trabajador en la 9 de Julio

Ante miles de personas, los cinco representantes de la UTEP tomaron la palabra el domingo por la tarde en un escenario montado en la 9 de Julio y Avenida de Mayo para festejar el 1 de mayo. También se sumó de forma virtual la dirigente social, Milagro Sala, actualmente presa en la provincia de Jujuy, bajo el gobierno de Gerardo Morales. La CGT, ausente en la movilización y la Izquierda, en Plaza de Mayo.

Los movimientos populares, nucleados en la UTEP, realizaron este domingo una masiva movilización por el día del trabajador en Capital Federal que tuvo su epicentro en 9 de Julio y Avenida de Mayo. Allí, en un escenario montado para la ocasión y ante una multitud de personas, los cinco oradores y representantes de la comisión directiva de la organización (Gildo Onorato, Juan Carlos Alderete, Norma Morales, Dina Sánchez y Esteban «Gringo» Castro) pidieron por la Ley General de Tierra, Techo y Trabajo, que propone concretar 375.000 soluciones habitacionales con un presupuesto inicial de 420 mil millones de pesos para atender la emergencia y generar tres millones de puestos de trabajo.

Además, llamaron a recordar las «gestas del movimiento obrero» y no faltaron los mensajes al interior de la coalición oficialista ya que exigieron «terminar con las peleas de palacio cuando los problemas reales están en la calle, en los barrios». Los representantes de las agrupaciones que nuclea la UTEP, también pidieron al gobierno «que los trabajadores sean protagonistas de la transformación política sin paternalismo y sin que nos vengan a explicar cómo son las cosas».

El Gringo Castro, secretario general de la UTEP, remarcó que «los trabajadores y trabajadoras, los más humildes de la patria ya están resolviendo el problema de la Argentina. Vengan a nuestros barrios, miren lo que hace mi Pueblo y ahí van a ver lo que es construir esta Patria». En otro fragmento de su discurso resaltó que «por más que hablemos de las peleas internas, nuestra tarea es hacer aportes a la unidad porque si Macri no renovó su mandato fue porque, además de hacer mal las cosas, los trabajadores nos unimos y generamos también unidad política».

Además de los cinco representantes de la UTEP que tomaron la palabra el domingo por la tarde, también se sumó de forma virtual la dirigente social, Milagro Sala, actualmente presa en la provincia de Jujuy, bajo el gobierno de Gerardo Morales. La referenta resaltó que «lamentablemente en Jujuy los presos políticos seguimos siendo rehenes de Morales. El lawfare existe y sigue en vigencia. Simplemente quiero decirles que la grieta existe, pero está entre los pobres y los poderosos. La única manera que tenemos de cambiar la historia es si nos organizamos desde abajo hacia arriba».

La CGT, en tanto, decidió no movilizar este primero de mayo, pero emitió un comunicado el el que destacó que «el contexto socio-económico en nuestro país es preocupante; la inflación erosiona los salarios y los ingresos, y con mayor gravedad impacta en los más vulnerables». Además subrayaron que «la desigualdad social hoy resulta intolerable». El que sí envió su adhesión a la movilización, sin embargo, fue uno de los secretarios generales de la Central y líder de Camioneros, Pablo Moyano.

T/Página 12/LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba