El MundoPrincipal

Unicef denuncia una creciente crisis de desnutrición que afecta a millones de niños en el mundo

Unicef ha denunciado una creciente crisis de desnutrición aguda grave que sufren niños pequeños de todo el mundo. Países del Cuerno de África o el Sahel enfrentan estos problemas como consecuencia de los conflictos políticos, el aumento de los precios y las sequías derivadas de la emergencia climática.

Cada minuto, un niño sufre malnutrición grave en 15 países afectados por la crisis mundial del hambre, ha alertado la organización tras realizar un análisis en junio. Unicef ha celebrado este miércoles el evento The Child Malnutrition Crisis: Pledging to Save Lives (La crisis de desnutrición infantil: compromiso de salvar vidas), con donantes y gobiernos de varios países con el objetivo de recaudar dinero para hacer frente a este acuciante problema.

«Una creciente crisis de desnutrición está empujando a millones de niños al borde de la inanición y, a menos que hagamos más, esta crisis se convertirá en catástrofe», ha asegurado la directora ejecutiva de Unicef, Catherine Russell, durante el evento. «No podemos quedarnos parados y dejar a los niños morir. No cuando sabemos cómo prevenir, detectar y tratar la desnutrición aguda grave», ha añadido.

La desnutrición aguda grave hace que los niños estén peligrosamente delgados, señala la ONG en una nota de prensa. Se trata de la forma más visible y letal de desnutrición. La debilidad del sistema inmunitario multiplica por 11 el riesgo de muerte entre los niños menores de cinco años en comparación con los niños bien alimentados.

«Estamos asistiendo a una crisis de desnutrición infantil sin precedentes. El hecho de que muchos millones de niños tengan que experimentar desnutrición severa en sus primeros años de vida es inaceptable», ha declarado Chris Hohn, cofundador y presidente de la Fundación del Fondo de Inversión para Niños (CIFF, por sus siglas en inglés).

La administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, ha explicado que «la mayoría de niños que se enfrentan a la desnutrición grave, casi dos tercios de ellos, viven en lugares que no reciben ayuda humanitaria normalmente«. Ha añadido que «el tratamiento frente a la desnutrición grave debería ser accesible no solo en escenarios humanitarios, sino también en escenarios que no son de crisis».

USAID, CIFF y Unicef han recaudado este miércoles unos 280 millones de dólares (285 millones de euros) de Gobiernos, filántropos y donantes privados. Miembros gubernamentales de Canadá, Irlanda, Países Bajos y Reino Unido han acudido al evento, que ha tenido lugar en el marco de la 77 Asamblea General anual de Naciones Unidas.

T/ Agencias/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba