El SurPrincipal

López Obrador advirtió que nadie va a castigar a México por su política energética

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador informó ayer que en su reunión con el secretario de Estado, Antony Blinken, se desahogó sin reproches del visitante, amagos de imposición de aranceles o sanciones y en cambio coincidieron en que las diferencias en el sector energético se subsanen en el diálogo en cada caso. Acordaron que los desencuentros particulares no definirán la política energética nacional, “nada de que van a castigar a México”, por lo que confió en que las consultas del tratado comercial no escalen a un panel de controversias.

En la conferencia del martes, el Mandatario destacó que fue un encuentro respetuoso y que ambos convinieron en impulsar una mayor colaboración para consolidar la región de América del Norte. El Presidente mexicano informó que puso el acento en que la integración incluya a América Latina.

En paralelo, ambas partes coincidieron en impulsar la promoción de energías limpias en la industria automotriz y López Obrador presentó el Plan Sonora para la generación de energía solar, que podría comercializarse en Arizona y California.

El Presidente informó que, aún en el marco del respeto entre las partes, expresó a Blinken su extrañeza por los términos en que Estados Unidos anunció en julio pasado la solicitud de consultas dentro del T-MEC.

Recordó que antes de esa petición ocurrió ese mismo mes su visita oficial a su homólogo Joe Biden, una reunión con la vicepresidenta Kamala Harris y el acercamiento con empresarios de ambos países.

“Regresamos y a los cinco días un comunicado sobre una consulta sobre nuestra política energética, en un tono muy poco diplomático”, expuso el Presidente.

En un balance sobre la reunión del lunes, López Obrador señaló que fue explícito en señalar que el origen de esas consultas es un asunto de política interna y opinó que sus adversarios pugnan por profundizar las diferencias comerciales entre los dos países.

El origen de las consultas

Indicó que para él era necesario que Blinken conociera su visión sobre el origen de la solicitud de consultas comerciales. Manifestó que el sector conservador en México sorprendió a quienes emitieron ese documento, pero ahora todo está aclarado.

La petición oficial de consultas fue formulada por la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, bajo las reglas del T-MEC, en la que expresó “serias preocupaciones” sobre la política energética de México y su relación con el pacto trilateral. Tai no formó parte de la comitiva estadounidense que visitó México el pasado lunes.

T/ La Jornada/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba