El MundoPrincipal

China a G7: Destino del mundo no lo puede decidir un grupo pequeño

China denuncia la decisión que acaba de adoptar el G7 para contrarrestar a Pekín, pues ha terminado la era en que pocos países decidían por el mundo, avisa, según informa Hispantv.“Los días en que las decisiones globales eran dictadas por un grupo pequeño de países han quedado atrás”, ha dicho este domingo un portavoz de la embajada china en el Reino Unido.

Ha ratificado la postura del gigante asiático, enfatizando que “los países grandes o pequeños, fuertes o débiles, pobres o ricos, son iguales, y que los asuntos mundiales deben ser gestionados mediante consultas por todos los países”.

El diplomático chino ha formulado esas declaraciones, después de que el Grupo de los Siete (G7) —Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos— adoptó el sábado una postura unificada para contrarrestar a China

¿Cómo busca G7 contrarrestar a China?

Los mandatarios de los países miembros del G7, reunidos en Carbis Bay (el Reino Unido), acordaron lanzar su llamado superproyecto “Build back better for the world” (reconstruir el mundo mejor) supuestamente para “responder a las necesidades tremendas de infraestructuras en los países de ingresos medios y bajos”, según comunicó la Casa Blana.

Dichas naciones acordaron esa iniciativa como una alternativa al proyecto chino de desarrollo económico “One Belt, One Road” (una ruta, un cinturón). El objetivo es superar la propuesta china, se lee en el comunicado de la Casa Blanca.

¿Qué persigue el megaproyecto de “One Belt, One Road”?

La idea de la franja económica de la Ruta de la Seda y la ruta marítima que pretende conectar Asía y Europa, fue presentada en 2013 por el presidente chino, Xi Jinping. El proyecto incluye la reconstrucción de la antigua Ruta de la Seda y la creación de una marítima paralela. Se compondría de 60 países, el 75 % de las reservas energéticas conocidas al mundo, el 70 % de la población mundial y generaría el 50 % del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

EE.UU., que, entre otros países occidentales, es un férreo crítico del plan chino, ha estado ejerciendo presión contra diferentes varios Estados para que no se adhieran al proyecto chino, pues considera la Nueva Ruta de la Seda como un gran desafío a sus intereses ante uno de sus principales rivales, el gigante asiático.

La Radio del Sur

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba