El SurPrincipal

Colombianos denuncian que la aspersión con glifosato fue «un crimen de lesa humanidad»

En Colombia, la Asociación de Campesinos de la Zona Alta de San Pablo (Asocazul) ratificó ante Justicia Especial para la Paz el pasado 10 de marzo, que la política de aspersión con glifosato, aplicada por los gobiernos de Álvaro Uribe e Iván Duque, constituyó un crimen de lesa humanidad.

La historia de Asocazul es emblemática en relación con la política de drogas en el país. Esta asociación de campesinos en el sur de Bolívar implementó con recursos propios un proyecto de cacao como alternativa legal para que sus miembros no se vieran obligados a sembrar coca.

Sin embargo, las aspersiones aéreas con glifosato que la Policía Antinarcóticos realizó en la región entre 2001 y 2015 destruyeron sus cultivos legales, afectaron severamente la salud y la economía de las familias campesinas, en algunos casos provocaron incluso desplazamientos forzados y abandono de las tierras. Los campesinos fueron “fumigados”, como ellos mismos dicen, a pesar de que ninguno era cultivador de coca.

Por el caso de Asocazul cursa una demanda contra el Estado colombiano que aún espera su fallo en el Consejo de Estado y ahora los campesinos solicitaron ante la Jurisdicción Especial para la Paz ser admitidos como víctimas de la Fuerza Pública en el marco del conflicto, lo que en palabras de su vocero Andrés Mejía Cruz significaría “tener un escenario donde vamos a ser escuchados y por primera vez mostraremos que somos víctimas del conflicto, la política de aspersiones no tuvo la capacidad, ni la disposición, de excluir a la población civil que no tenía cultivos de uso ilícito“.

Desde la perspectiva de Asocazul hubo “afectación a los derechos humanos, a los derechos económicos, y también a la tierra y el medio ambiente” concluye Mejía. Esta audiencia ocurrió una semana después de que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales aceptara el desestimiento de la Policía en el proceso para reanudar las aspersiones aéreas.

T/ LRDS/ El Espectador

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba