El SurPrincipal

El agua de México, en manos de grandes consorcios y bancos

Un estudio publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) muestra que 3.304 grandes usuarios privados concentran 13.183.000 hectómetros cúbicos anuales del líquido, en su mayoría provenientes de acuíferos sobreexplotados concesionados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

La investigación, titulada Los millonarios del Agua, utilizó ciencia de datos para analizar el Registro Público de Derechos de Agua (Repda). Como resultado, encontró que, hasta enero de 2020, apenas 1,1% de los usuarios del agua en México es responsable de explotar 22,3% de los recursos hídricos de México.

Entre este grupo se encuentran empresas como Kimberly Clark y Banco Azteca, ligadas a Claudio X. González Laporte y Ricardo Salinas Pliego. Del mismo modo, destacan FEMSA, Bachoco, Herdez, Lala, las mineras GoldCorp y Buenavista, ambas de Grupo México, entre otros.

Los investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Wilfrido Gómez y Andrea Moctezuma, explican que no existen límites legales en cuanto a los volúmenes de agua que se pueden concesionar a particulares. Esto se debe a que en 1992 el Congreso mexicano aprobó una Ley de Aguas Nacionales con el fin de dar mayor certeza a la inversión privada sobre sus derechos del agua.

También destaca que la actual norma permite a los particulares contar con concesiones para distintos usos del agua, lo cual también les asiste a ahorrar millones de pesos en impuestos, pues no suelen reportar debidamente sus usos del líquido. Además, un usuario puede tener varias concesiones a nombre de parientes, socios y/o prestanombres. Empresas como Coca-Cola y Grupo Lala se valen de este resquicio, según la investigación.

Los millonarios del Agua apunta la necesidad de regular el tipo de uso y la transmisión de concesiones como una forma de evitar la «especulación» sobre la oferta y demanda del agua. Esto, además, permitiría que la Conagua deje de entregar concesiones sobre mantos acuíferos sobreexplotados e, igualmente, garantice a la población su derecho humano al agua.

Según los investigadores de la UNAM, de los 653 acuíferos que existen en el país, 115 son sobreexplotados. En 99 de ellos tienen concesiones las grandes empresas del país latinoamericano. Asimismo, alertan sobre el hecho de que algunos bancos, como Banco Azteca y BBVA, han aumentado su participación en grandes concesiones de agua.

Un estudio publicado por el portal de estadísticas Statista destacó que México es uno de los países con mayor riesgo de quedarse sin agua. Con base en datos del 2020 Ecological Threat Register, el estrés hídrico del país es uno de los más altos de América Latina, debido principalmente a la fuerte demanda que existe en su consumo doméstico, industrial y agrícola.

Asimismo, en julio las organizaciones Cántaro Azul, FanMéxico y el Inventario Nacional de Calidad del Agua denunciaron que en 198 alcaldías de 22 entidades mexicanas existen al menos 600 registros de fuentes de agua contaminadas por arsénico, una sustancia que puede ocasionar cáncer de piel, de vejiga, hígado, riñones y pulmones.

t/ Sputnik/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba