ColumnasPrincipal

Ivermectina para COVID-19: ¿Qué debemos saber?

La Ivermectina es un fármaco ampliamente usado como anti helmíntico (anti parasitario), que entre sus objetivos biológicos también está su eficacia sobre algunos virus, en resumen los receptores de los canales iónicos en mamíferos también son objetivos del fármaco.

Hay que destacar que tanto la Ivermectina como la gama de fármacos que están siendo utilizados en el mundo para combatir la enfermedad COVID-19, producida por el SarsCov2, son fármacos aun experimentales, que están siendo sometidos a una infinidad de ensayos clínicos para su posterior aprobación y recomendación. La Ivermectina al parecer, según los estudios publicados hasta la actualidad, tiene una acción de reducción de la carga viral, al punto de evitar la hospitalización de las personas infectadas y que sean tratadas con éste fármaco de manera temprana.

La Ivermectina es un fármaco de una amplia gama de Bioactividad, que se ha usado por más de 30 años como tratamiento antiparasitario en humanos. Se considera será el fármaco “Diana”, esto quiere decir que es el tratamiento que dará directamente contra el agente causante de la enfermedad, en este caso COVID-19.

Esta no es la primera vez que se prueban las propiedades antivirales de la ivermectina contra virus humanos. La ivermectina ha demostrado sus potentes efectos antivirales in vitro contra varios virus de ARN, como el virus del Zika, el virus de la influenza A, el virus de la enfermedad de Newcastle, el virus de Chikungunya, el virus de la fiebre amarilla, el virus del dengue, el virus de la encefalitis japonesa y virus de ADN como el poliomavirus BK y el virus del herpes equino tipo 1.

Entre noviembre y diciembre del 2020, se conocía de 5 ensayos clínicos que estaban en curso en Europa sobre la efectividad de la Ivermectina en COVID-19 y 38 ensayos clínicos sólo en Estados Unidos

Ensayos clínicos también hablan de mayor efectividad del uso combinado de la Ivermectina junto a la Doxiciclina, para reducir los síntomas que casusa la COVID-19, además del beneficio por la reducción de los costos, por ser la Ivermectina un fármaco más económico que la combinación que antes se recomendaba, Hidroxicloroquina/Azitromicina, que si bien hay estudios que avalan su efectividad, hay recientes ensayos que demuestran que la combinación Ivermectina/Doxiciclina es mucho más efectiva, por tener mejor y más rápido alivio sintomático, reducir el período de recuperación y tener menos efectos adversos, además de encontrar una menor letalidad en los grupos en los que se usó la Ivermectina.

Solo entre noviembre y diciembre del 2020, se conocía de 5 ensayos clínicos que estaban en curso en Europa sobre la efectividad de la Ivermectina en COVID-19 y 38 ensayos clínicos sólo en Estados Unidos, es decir es un fármaco ampliamente estudiado, que si bien aún debe considerarse entre los fármacos experimentales, no debe perderse de vista su efectividad frente a las presentaciones clínicas leves y moderadas de COVID-19 sobre todo en su fase viral.

Bajo ningún concepto este fármaco debe auto medicarse, porque si bien se conocen sus beneficios, e incluso su seguridad, hay pocos estudios concluyentes con qué tipo de pacientes debe ser usado, se cree que no debe administrarse por ejemplo en embarazadas y jóvenes, es por eso, que aún los estudios siguen apuntando a tener respuestas al respecto.

Por.- Ricardo León

Especialista en Medicina Interna e Investigador (OSIMAVEN)

Maestrante en Salud Colectiva (IAES)

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba