El SurPrincipal

La desigualdad conspira contra recuperación, desarrollo y pobreza, advierte CEPAL

La desigualdad conspira contra la recuperación, contra el desarrollo, la nutrición, salud, educación, empleo, pobreza, contra todo. Por eso debemos abordarla desde todas sus caras, advirtió hoy jueves la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena.

Durante una conferencia magistral desde la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, en Santiago de Chile, Bárcena sostuvo que en la «región la fábrica de la desigualdad es la heterogeneidad productiva, las brechas estructurales, baja innovación, inversión y productividad».

«La desigualdad define a la región, es injusta, ineficiente y conspira contra el desarrollo sostenible», dijo.

Ante esto, la funcionaria regional señaló que no basta crecer para igualar, sino que primero hay que igualar para crecer, y explicó que la pandemia del nuevo coronavirus «aumentó la pobreza, el desempleo y la informalidad afectando especialmente a las mujeres».

Detalló que esto se refleja principalmente en los niveles de pobreza y pobreza extrema, que en 2020 aumentaron por sexto año consecutivo, y lamentó que en 2021, a pesar de la recuperación, se proyecta un retroceso de 27 años con aumento de la pobreza extrema (a 86 millones de personas) y el riesgo de hambre.

Además, indicó que la crisis desatada por la pandemia agudizó las asimetrías globales entre los países desarrollados y las naciones en desarrollo y ejemplificó con las «importantes brechas» que se presentan en el área económica, en salud, en el combate al cambio climático y en la respuesta a la crisis.

Según datos de la CEPAL, actualmente el 1 por ciento de la población posee el 50 por ciento de la riqueza mundial, mientras que, con el 8 por ciento de la población, América Latina y el Caribe tiene el 32 por ciento de las muertes por la COVID-19.

Además, la región sólo acumula el 8 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero es una de las más afectadas por eventos climáticos extremos.

«La región debe entender que la integración es el único camino. Debemos fortalecer cadenas de valor y avanzar hacia la autosuficiencia sanitaria y alimentaria, pero no a partir de importaciones sino a partir de fortalecer nuestras propias cadenas de valor», dijo.

Bárcena advirtió que en 2022, la región crecerá 4 puntos menos, hasta el 2,1 por ciento, tras haber anotado 6,2 por ciento en 2021, en un contexto internacional de conflicto bélico, menor comercio y posibilidad de retiro de estímulos monetarios que incrementarían costo del financiamiento, así como la gran incertidumbre sobre la evolución de la pandemia.

T/ Xinhua/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba