El Mundo

México analiza una propuesta de ley para nacionalizar sus reservas de litio

México analiza la posibilidad de nacionalizar sus reservas de litio, mineral cuyo valor ha despuntado en la última década por su importancia para la fabricación de baterías y equipos electrónicos.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, indicó que su administración evalúa la importancia de ese recurso y adelantó que su país está dispuesto a no otorgar más concesiones para la explotación del mineral.

«Ya no podemos seguir otorgando más concesiones. Vamos a ver qué importancia tiene (el litio), qué beneficios tiene para la Nación, pero los recursos naturales de México tienen que beneficiar al pueblo de México», comentó López Obrador en su conferencia matutina del 11 de marzo.

A inicios de este mes, el mandatario mexicano reconoció la posibilidad de nacionalizar el litio, luego de que en el Congreso se presentara una iniciativa de ley que evalúa esta posibilidad.

«Vamos a seguir revisando qué posibilidades hay para llevar acabo la nacionalización«, dijo López Obrador. Sin embargo, acotó que su Gobierno no va a «expropiar nada más por expropiar».

Permitiría la inversión extranjera

Desde septiembre de 2020, el senador Alejandro Armenta Mier, del oficialista Morena, impulsó una iniciativa para reformar el artículo 27 de la Constitución, con el objetivo de considerar el litio como propiedad exclusiva de la nación y una fuente de energía estratégica para el desarrollo y la soberanía de México.

«No estamos en contra de la inversión extranjera, estamos en contra del saqueo de nuestro país. Con la nacionalización del litio, sí se permitirían las concesiones a la iniciativa privada, pero con base en lineamientos en beneficio de México», afirmó el senador en febrero pasado.

En diciembre, el legislador Armenta señaló que en el país, el litio se extrae como arena de río, principalmente por empresas de China, Reino Unido, España y Canadá. En esa oportunidad, detalló que las estas empresas obtienen el mineral a un precio de 0,04 dólares, y la misma proporción, ya industrializada, regresa a México con un costo aproximado de dos dólares.

Recordó que este material se encuentra en teléfonos celulares, televisiones, computador