El SurPrincipal

Miles de personas manifestaron en Argentina para exigir remoción de la Corte Suprema

Miles de personas manifestaron ayer en Argentina para exigir «una justicia democrática e independiente, juicio político y remoción de la Corte Suprema». La idea-fuerza que tituló el documento leído ayer frente al Palacio de Justicia en Buenos Aires, sintetizó con elocuencia y precisión el reclamo que volcó a las calles a miles de manifestantes, y que se extiende en una cantidad de denuncias conexas, desde la activista injustamente presa Milagro Sala y el resto de los presos políticos en Jujuy, hasta el carácter patriarcal de la Justicia.

Convocada por organismos de derechos humanos, sindicatos, partidos políticos y movimientos sociales, la marcha en Tribunales expresó al mismo tiempo una suerte de hartazgo sobre un tema en el que se hace muy difícil avanzar, y la búsqueda simbólica de un punto de partida a partir de la movilización y la presencia en las calles, con otra convocatoria ya anunciada para el 24 de mayo. El reciente aniversario del fallo del 2 x 1 de la Corte, y la forma en que la movilización popular lo anuló de cuajo, fue mencionado reiteradamente como ejemplo de lo posible, tanto en el documento leído como en los testimonios que recogió Página/12.

«Quienes nos movilizamos hoy dijimos en el multitudinario acto del pasado 1F en Tribunales que esta Corte se tiene que ir por fundadas razones», se expresó en el documento que leyeron, en el escenario montado sobre Tucumán y Talcahuano, la actriz Alejandra Darín y el actor Daniel Fanego.

«Esta Corte reproduce la lógica fundante del sistema. Es clasista, patriarcal, misógina y elitista. Demandamos una Corte Suprema que impulse la transformación del Poder Judicial y de sus prácticas habituales, que se traducen hoy en sentencias contrarias a la no discriminación, a la igualdad y al pleno respeto a la dignidad humana», se reclamó.

«Quienes nos movilizamos este 5 de mayo, consideramos todos estos hechos de una enorme gravedad institucional, que ponen en peligro a la República y por eso exigimos la remoción inmediata de Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti«, fue el pedido expreso. Junto a la demanda de juicio político a la Corte y remoción de sus cuatro miembros, se planteó la de la ampliación del número de integrantes, con paridad de género.

Entre los convocantes y asistentes estuvieron miembros de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, las dos CTA, algunos sectores de la CGT (la Corriente Federal de Trabajadores, el Frente Sindical), la APDH, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, Familiares y compañeros de los 12 de la Santa Cruz, el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y la Liga Argentina por los Derechos Humanos. También la Cámpora, el Frente por Trabajo y Dignidad Milagro Sala, sectores del movimiento de mujeres, legisladores del Frente de Todos.

«Ilegítima y amoral»

«Que el Poder Judicial imparta justicia», sintetiza el reclamo Juan, un joven estudiante de sociología, ante la consulta de este diario. «Que el gobierno asuma el rol que tiene que asumir, mande los proyectos que tiene que mandar al Congreso, y que la Corte se amplíe», es la salida que visualiza a mediano plazo.

Las integrantes del movimiento Gazeta Subterránea, un medio de comunicación popular que surgió durante el macrismo con pregones en los subtes, asistieron con carteles que dicen «Corte suprema ilegítima y amoral», «Queremos una Corte que imparta Justicia». Muchos carteles de este tipo, con consignas escritas a mano, se vieron en la marcha.

«Es vergonzozo que los cortesanos se elijan a sí mismos, esta corte es ilegítima ya desde su formación. Que se elijan en el Consejo de la Magistratura, que armen su propio poder a medida», repudian. «Ya vamos dos años de gobierno y Alberto tendría que haber tomado hace rato la iniciatica de ampliar la Corte, no se puede seguir sosteniendo de esta manera al poder real», reclaman. Suman el pedido por los presos políticos: «El Presidente ya tendría que haber tomado alguna decisión, Jujuy es un desastre y nadie dice nada, ni la nombran a Milagro, y sigue presa».

«Estamos pidiendo que haya Justicia en este país, el nuevo zarpazo que pegaron deja a todo el pueblo argentino a merced de la Corte», suma Héctor, que es abogado, en referencia al nombramiento en el Consejo de la Magistratura. «Yo veo difícil un cambio, pero la única manera es esta, en la calle. Hoy veo que hay mucha gente, pero de todos modos creo que sería necesario que participemos muchos más. Y que haya más organizaciones todavía: acá tendría que estar la CGT, toda, los sindicatos, acá hay que movilizar en serio», reclama.

«Hay que estar en la calle, no un día como hoy, un día y otro y otro, porque lo que estamos viviendo es demasiado grave, la democracia está amenzada», suma a su lado Ana María. «La movilización popular es la única herramienta que tenemos, como fue con el 2 x 1. Y al gobierno que votamos, le pedimos un poquito más de celeridad, más acción. Nos tiene a nosotros acá en la calle, y siempre nos va a tener para bancar las medidas populares. Tendría que confiar un poquito más en esta gran fuerza que tiene», dice señalando con los brazos a la multitud convocada. Agrega que el próximo 24 de mayo «tiene otra cita en este mismo lugar» en la movilización convocada entre otros por el juez Juan Ramos Padilla.

El pedido desde los derechos humanos

Entre los muchos reclamos que unificó el documento leído ayer, sobresalió el de «la dilación en resolver las causas y los recursos por crímenes contra la humanidad», que «ha posibilitado que la impunidad biológica, que es también política y judicial, evite el juzgamiento y la condena de numerosos responsables del genocidio». En este punto citaron al caso Blaquier como «el más emblemático».

En el mismo sentido se había pronunciado Taty Almeida, una de las que «se puso al hombro» la convocatoria a esta marcha: «Si los asesinos se mueren antes de que llegue la justicia, lo que hay es injusticia», graficó. «Esta marcha es para exigir que el poder judicial deje de ser el partido judicial, porque en eso se ha transformado. Es insólito lo que pasa en la Corte: en lugar de impartir justicia, lo que hace es impartir injusticia”.

«Lamentablemente conocemos una justicia atada al poder económico, de rodillas ante los poderosos. Creo hay que luchar para que esa utopía de una justicia independiente se haga realidad», expresó Hugo Yasky durante la movilización. «Esta marcha moviliza a una sociedad que no quiere a un Poder Judicial sometido a los grupos dominantes y partidizados», evaluó Leopoldo Moreau, también presente en la movilización. Y enumeró los reclamos urgentes: «Remoción de los actuales integrantes de la Corte, ampliación del número de miembros, consulta popular. Esta es la Corte de los poderes dominantes, no es la Corte de la ley ni de la Constitución».

«Hoy volvemos a la Corte Suprema a pedir que se democratice la Justicia. Hay una vulneración de derechos en base a cómo se organiza todo el sistema judicial, de la Corte Suprema para abajo hay una deuda muy grande con el pueblo», sumó Daniel Catalano, titular de ATE Capital. «Los poderosos que saquean el país tienen una matriz de convivencia permanente con el sistema judicial. Para cambiarla, el camino es la organizacion popular, es darle la fortaleza a Alberto y Cristina para que haya una reforma judicial».

T/ Página12/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba