El Mundo

Polonia impide el paso a 200 migrantes en su frontera con Bielorrusia

La policía polaca comunicó la detención de nueve personas sospechosas de organizar el tráfico de personas.

Cerca de 200 migrantes en busca de refugio en la Unión Europea (UE) intentaron este viernes en la noche cruzar la frontera entre Bielorrusia y Polonia, aunque el propio Gobierno de Varsovia aseguró que ha bajado la presión en la valla.

La Guardia Fronteriza polaca aseguró que durante las últimas 24 horas más de 200 migrantes han tratado de cruzar la frontera desde Bielorrusia (también conocida como Bielorrusia) donde se han comportado de forma «hostil» ante la presencia de fuerzas de seguridad.

En un comunicado difundido a través de Twitter, los guardias polacos indicaron que por el puesto de avanzada ubicado en Dubicze Cerkiewne «hubo varios intentos de cruzar la frontera». «El grupo más grande estaba formado por unos 200 extranjeros».

Por otra parte, la policía polaca comunicó la detención de nueve personas sospechosas de organizar el tráfico de personas.

Entre los detenidos hay cuatro polacos, dos ucranianos y un alemán de origen azerí y estaban junto con 34 refugiados.

El conflicto migratorio en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, que mantiene una política de cero migración ilegal en su territorio, ha provocado acusaciones cruzadas entre los Gobiernos de Minsk y Varsovia.

Aunado a la reacción de la Unión Europea que acusa al presidente Alexánder Lukashenko como promotor de la migración hacia el bloque, luego que la UE criticó el pasado proceso electoral.

Rusia, aliados de Bielorrusia, se ha desmarcado del conflicto, pero ofreció sus buenos oficios para destrabar las diferencias entre Minsk y Varsovia, luego de la llegada a territorio bielorruso de miles de migrantes de países de Oriente Medio, que desean llegar a la UE.

Por otra parte, Naciones Unidas inspeccionó el improvisado centro de acogida que Bielorrusia abrió cerca del puesto de control fronterizo de Bruzgui para los cerca de 2.000 migrantes que quieren llegar a la UE a través de Polonia, donde la Guardia Fronteriza continúa registrando intentos de cruce aunque menos.

Por segunda vez desde el pasado día 11, el jefe en Bielorrusia de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Mulusew Mamo, y su compañera de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Mahym Orazmuhamedova, se trasladaron a Bruzgui para evaluar la situación de los migrantes varados, en su mayoría procedentes de Oriente Medio.

T/Telesur/LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba