El SurPrincipal

Presidente Maduro envió carta a Arce para reafirmar la voluntad común de Venezuela y Bolivia

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, envió una carta de felicitación a su homólogo boliviano, Luis Arce, quien este 8 de noviembre asumió las riendas de la nación del altiplano.

En la misiva, el Jefe de Estado venezolano expresó su alegría por la victoria popular de Bolivia el pasado 18 de octubre «que le ha devuelto la dignidad a los bolivianos bajo el estandarte glorioso de la Wiphala» y que llevó a la presidencia a Luis Arce.

El ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, compartió el texto en la red social de Twitter, donde agregó: «La victoria del 18 de octubre ha sido la victoria del pueblo, invocamos la protección sagrada de la Pachamama para que la hija predilecta del Libertador retome su sendero».

En la misiva, el presidente Maduro manifestó su deseo de éxito para la gestión de Gobierno de Arce, «que seguirá protagonizando el Pueblo boliviano bajo el ejemplo e inspiración de Simón Bolívar, Antonio José de Sucre… y tantos héroes y tantas heroínas que han encarnado su causa de libertad, justicia e igualdad».

Venezuela y Bolivia retomarán la agenda de cooperación bilateral integral. El martes, el canciller Arreaza y su par boliviano, Rogelio Mayta, revisaron temas geopolíticos, de integración regional, así como la agenda de reactivación de los proyectos conjuntos a partir de la restitución de las relaciones diplomáticas entre las dos naciones.

A continuación texto íntegro de la carta:

Miraflores, 7 de noviembre de 2020
Compatriota y Compañero Luis Alberto Arce Catacora

Presidente Electo del Estado Plurinacional de Bolivia
Hermano Presidente:

En nombre del Pueblo de Venezuela, recibe un fervoroso saludo bolivariano y chavista junto con el vivo testimonio de hermandad y admiración hacia el Bravo Pueblo de Bolivia.

Por medio de esta carta, quiero reiterarte nuestra inmensa alegría por la gran victoria popular del pasado 18 de octubre, que le ha devuelto la dignidad a los bolivianos bajo el estandarte glorioso de la Wiphala, llevándote a ti a la Presidencia de la República.

Desde mi emoción infinita, he sentido vibrar en mí el espíritu de nuestro Libertador cuando el 26 de octubre de 1825, al plantar junto a Simón Rodríguez y Antonio José de Sucre las banderas de la libertad en el Potosí, dijo: yo estimo en nada esta opulencia cuando la comparo con la gloria de haber traído victorioso el estandarte de la libertad, desde las playas ardientes del Orinoco, para fijarlo aquí, en el pico de esta montaña cuyo seno es el asombro y la envidia del universo. Se había cumplido el Juramento del Monte Sacro cuya llama sigue iluminando la libertad de la Patria Grande, la mayor de todas nuestras riquezas.

La victoria del 18 de octubre, Luis, ha sido la victoria del Pueblo boliviano que regresó convertido en millones. No pudieron ni las mentiras mediáticas ni la prepotencia de los poderes fácticos y genocidas del imperialismo y sus cipayos: se impuso el derecho del Pueblo a seguir prolongando el rumbo cierto del porvenir, el luminoso rumbo trazado por el liderazgo de nuestro entrañable hermano Evo Morales Ayma.

Las grandes mayorías volvieron al Palacio Quemado a fuerza de votos y no de balas, imponiendo para admiración del mundo, la paz real y verdadera, la paz con justicia e igualdad frente a quienes quisieron imponer un nuevo vasallaje en estas tierras ganadas para la libertad.

Vayan entonces, Luis, Presidente, mis felicitaciones y los mayores deseos de éxito para la gestión que este domingo 8 de noviembre asumirás ante la Historia que seguirá protagonizando el Pueblo boliviano bajo el ejemplo e inspiración de Túpac Amar, Túpac Katari, Bartolina Sisa, Juana Azurduy, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Germán Busch, Gualberto Villarroel, Ernesto Che Guevara, Inti Peredo, Marcelo Quiroga Santa Cruz, y de tantos héroes y tantas heroínas que han encarnado su causa de libertad, justicia e igualdad.

Invoco la protección de la sagrada Pachamama para que Bolivia, la hija predilecta del Libertador, retome su sendero contigo. Yo quiero hacerme uno en la memoria heroica de tu Pueblo para que se siga convirtiendo en ti en fuerza y valor por la felicidad de todos los bolivianos, sin excepción alguna, tal como es el espíritu que simboliza la Wiphala. ¡JALLALLA LUCHO! ¡JALLALLA BOLIVIA!

Con toda la fuerza del espíritu unitario de Bolívar y de Chávez, vaya un abrazo fraternal para ti. Felicitaciones, Presidente!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba