El Mundo

EEUU: Tormenta invernal en Texas deja a 2.7 millones sin electricidad y escasean alimentos

Una devastadora tormenta invernal ha causado nevadas sin precedentes en Texas, un estado cuyas redes de suministro eléctrico son del pasado y no están preparadas para el cambio climático.

Este miércoles más de 2.7 millones de personas en diversas ciudades se quedaron sin electricidad debido a que la nieve afectó los tendidos, de acuerdo a datos de la web porweroutage.us. Tan solo en el condado de Dallas había 167.543 usuarios sin luz. En Tarrant, sumaban 183.168, en Denton, 61.004, y en Collin había unos 71.357 hogares sin electricidad. Estas son solo algunas de las populosas ciudades texanas que están sufriendo los embates del frío con la agravante de quedarse sin calefacción.

La generación de energía en el estado de la gran estrella se basa en los hidrocarburos, ya que este commodity es abundante en su territorio. Sumado a esto, las redes no están preparadas para el congelamiento porque no es habitual que en Texas caiga tanta cantidad de nieve o bajen las temperaturas abruptamente y por periodos tan prolongados.

La energía eólica y solar, partes todavía bastante pequeñas de la combinación de energía del estado de 29 millones de habitantes, juegan un papel mínimo en la repentina escasez de energía, según dijeron los funcionarios de servicios públicos estatales en declaraciones recogidas por la prensa local, al contrario de una ola de críticos conservadores que trataron de culpar falsamente a la energía renovable de la situación.

Algunos supermercados en Texas ya enfrenta problemas de abastecimiento. Foto: Twitter
Algunos supermercados en Texas ya enfrenta problemas de abastecimiento. Foto: Twitter

Escasez de alimentos

A todo esto se suma el problema que están teniendo los supermercados de grandes superficies, que en EE.UU. se cuentan por decenas de miles y que sin electricidad ven cómo sus equipos electrógenos apenas alimentan lo suficiente para porcentaje de lo que necesitan para funcionar en su totalidad. Videos y fotografías en redes sociales dan cuenta de filas de decenas de personas esperando afuera de los establecimientos para poder comprar entre 10 y 15 ítems como máximo, a fin de evitar el desabastecimiento porque muchas carreteras y autopistas también están cerradas.

La crisis de Texas es una llamada de atención que expone lo anticuada que es la infraestructura eléctrica de Estados Unidos: en otros estados con la misma tecnología del siglo XX podrían verse afectados por inusuales tormentas de nieve que son cada vez más frecuentes y más intensas.

t/ Agencias/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba