El SurPrincipal

El general colombiano Montoya era un trabajador más de las Autodefensas: señala el paramilitar alias ‘101’

Según un informe divulgado por la emisora colombiana La W, la versión libre de Adolfo Guevara Cantillo conocido como «101» quien fungió como soldado y paramilitar (muy cercano a Rodrigo Tovar «Jorge 40») durante el conflicto, indica que el excomandante del Ejército neogranadino, Mario Montoya era un «trabajador de las Autodefensas» cuando dirigía la Primera División en el Magdalena.

Guevara Cantillo logró llegar a ser segundo comandante del Gaula del Magdalena. Precisamente señaló que durante esa época su amistad con «Jorge 40», excomandante del Bloque Norte de la AUC, le permitió adelantar operaciones conjuntas con soldados y paramilitares.

Manifestó que Montoya conocía de los nexos de sus hombres con los paramilitares y que siempre tuvo mala relación con el General porque nunca logró aceptar que un capitán (como Guevara) tuviera mayor cercanía con las AUC que él.

Además, sostuvo que luego de que se negó a participar en un operativo para asesinar al ex paramilitar «Carlos Tijeras» Montoya lo llamó a su oficina, discutieron y «se dijeron las verdades«, añade que esa pelea provocó su salida del Ejército.

«Montoya frentiao me dijo y yo se lo dije así de frente, porque es que Montoya es un delincuente de siete suelas. Montoya era un trabajador de las Autodefensas, él trabajaba para las Autodefensas, ¿por qué? usted revisa y dice cuáles fueron las acciones contra las Autodefensas o resultados, ninguno, cero. Yo nunca fui santo de su devoción ni él mío, porque él sabía lo que yo hacía y yo sabía lo que él hacía» manifestó.

W Radio consultó a la defensa del General que desvirtuó esas afirmaciones y señaló que probará ante la misma JEP que «101» miente.

Otros militares implicados

En su versión libre, Guevara además salpica al actual comandante del Comando Conjunto Caribe, General Jairo Fuentes. Señala que le ayudó a buscar un lugar para que pudiera ejecutar dos falsos positivos y presentarlos como resultados obtenidos en combate en 2002 cuando Fuentes se desempeñaba como comandante del Gaula en el Atlántico. Indicó que la «legalización» de los cuerpos la hicieron en la morgue de Ciénaga (Magdalena), donde tenía un amigo de nombre Johnny, a quien llamaba «Johnny rajacuerpos» que le ayudaba a Cantillo con esos «trabajos».

«Los legalizan en el sentido de que, del levantamiento, la necropsia, presentaron sus resultados ahí, hicieron el show ese que hacían de fotos y toda esa cantidad de barbaridades y se fueron para Barranquilla con su resultado. (…) (Pregunta): ¿se trata de Jairo Alejandro Fuentes? (respuesta): él mismo, hoy General de tres soles, sé que en algún momento estuvieron averiguando porque él andaba muy preocupado por eso, y cualquier cantidad de razones me dejó, y yo le dije lo que haya que saberse lo que tenga que saberse, fue mi respuesta» reveló.

Guevara Cantillo además señaló directamente a los excomandantes del Batallón La Popa Coronel (r) Publio Hernán Mejía y coronel (r) Juan Carlos Figueroa de haber tenido nexos directos con las Autodefensas. Sobre Figueroa dijo que trabajaba juntamente con el exjefe paramilitar David Hernández «39» y que lo mató para «limpiarse» porque quién iba a sospechar que matara a un «aliado». En el caso del coronel (r) Mejía señaló que era «un asesino» que trabajaba con ellos y por todo «pedía plata».

«Él (Mejía) no hacía nada sin plata, yo se lo puedo asegurar, y presentar resultados y presentarse siempre como el héroe, ¿cuál héroe? él es un asesino como lo soy yo, como lo fui porque ya no lo soy, pero al menos yo ya reconozco mi responsabilidad, es la diferencia con un asesino que no reconoce su responsabilidad, y vengo a poner la cara y decir la verdad que no dije en Justicia y Paz. Él hacía las cosas para asesinar gente para presentar resultados y por plata, porque todo lo cobraba» señaló

Sobre su paso por el Gaula del Magdalena se refirió a los falsos positivos que cometió y señaló que acompañó al coronel Edgar Iván Quiñones (excomandante de esa unidad militar) a reunirse directamente con el ex paramilitar Rodrigo Tovar «Jorge 40». También que le pagaban coimas al excomandante del Batallón Córdova, coronel (r) Enrique Peralta Walker por permitir robo de tractomulas y otros delitos.

Asimismo, relató cómo se robaban los dineros de las recompensas cuadrando falsos positivos de todo tipo (ejecuciones o incautaciones) y acordando con civiles para que prestaran su nombre, los presentaban como informantes y se robaban la plata.

«Ese calanchín podía ser cualquiera de la calle, lo único que importaba era ir y firmar y poner su número de cédula, podía ser un amigo de la zona bananera, le decían hey ven acá necesito cobrar el dinero de una recompensa como si tú me hubieras dado la información, vamos a cobrar 20 millones, coge 5 pa’ ti y los otros 15 se los repartían entre ellos (señala al coronel Quiñones)» manifestó.

T/ La W/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba