El MundoPrincipal

Estrategia de Estados Unidos hacia China conduce al conflicto, sostiene canciller chino

Si Washington no cambia su estrategia hacia Beijing, esto llevará las relaciones entre ambos países al conflicto y la confrontación, advirtió este jueves el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, durante un evento de la organización Asia Society en Nueva York en vísperas de sus conversaciones con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, al margen del 77º período ordinario de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas.

«No se puede socavar los intereses de China y exigirle una cooperación incondicional»

En su discurso, Wang afirmó que «está claro que la importancia de las relaciones entre China y EE.UU. ha superado el nivel bilateral y tiene implicaciones globales«.

Según el Canciller, el uso por parte de Washington de «una narrativa infundada de ‘democracia contra autoritarismo'», la identificación de Beijing como su adversario más importante, «la coacción a otros países para elegir un bando», la continuación de «su guerra comercial» y, sobre todo, su política hacia Taiwán, marcada por numerosas violaciones por parte de EE.UU. del marco de obligaciones firmadas en sus tres comunicados conjuntos, todo ello podría tener «un impacto subversivo y destructivo en las relaciones entre los dos países».

«Estados Unidos no puede socavar los intereses fundamentales de China, por un lado, y exigirle una cooperación incondicional, por otro«, subrayó, añadiendo que «ninguna cooperación puede basarse en una situación en la que tú pierdes y yo gano».

Wang también afirmó que si Washington desarrolla sus relaciones con Pekín «siguiendo la línea de un juego de suma cero y sigue utilizando la ‘corrección política’ para desviar su política hacia China», al final esto llevará «al conflicto y la confrontación».

Respeto mutuo sin intentar convertir a China en otro EE.UU.

Además, Wang recordó que, según el presidente chino Xi Jinping, el camino correcto para China y EE.UU. lo representa el «respeto mutuo, coexistencia pacífica y cooperación en la que todos ganen«. Señaló que sobre la base de estos tres principios deben desarrollarse las relaciones entre los países en el futuro. «Sin respeto, no podemos hablar de confianza, y sin confianza, no podemos evitar el conflicto o la auténtica cooperación», resumió.

«No es cierto ni realista definir la propia elección como democrática y la del otro como autoritaria, y definir el cambio del otro como un éxito», afirmó, enfatizando que «China no se convertirá en otro EE.UU.» y que Washington «no puede cambiarla a su gusto».

De acuerdo con el alto funcionario, el país asiático «respeta el camino de desarrollo elegido por el pueblo estadounidense», pero EE.UU. por su parte «también debe respetar el camino elegido por el pueblo chino, que es el socialismo con características chinas». Asimismo, recordó que las encuestas realizadas por instituciones estadounidenses durante años «han demostrado que el apoyo al Gobierno por parte del pueblo chino ha sido superior al 90 %».

T/ Actualidad RT/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba