El Sur

Gobierno de Panamá cierra primera fase de la mesa de diálogo

Las organizaciones sociales indicaron que no estaban satisfechos con la decisión y rechazaron el cierre de la primera fase de la Mesa Única del Diálogo.

El Gobierno de Panamá dio por cerrada de forma unilateral lo que consideró como primera fase de la Mesa Única de Diálogo para dar paso a otra etapa, en medio de acusaciones de organizaciones sociales, políticas y sindicales sobre el estancamiento del mismo.

El anuncio oficial se produce cuando el diálogo no avanzó en las discusiones sobre la Caja de Seguro Social (CSS), al igual que con la propuesta de la rebaja de la tarifa eléctrica.

Edwin Salamín, secretario general de la CSS, dijo que no hubo coincidencia en el tema porque las agrupaciones estaban solicitando que la Iglesia Católica convoque el diálogo por la CSS, pero ese es un tema de Estado que compete al Gobierno Nacional.

Salamín indicó que, siguiendo la metodología de la mesa única de diálogo, el punto relacionado con la recomposición del diálogo por la CSS se considera en disenso.

Durante las conversaciones este sábado la Iglesia Católica anunció que hoy finalizaría la primera fase del diálogo, y se pasaría así a la segunda fase.

Francisco Blanco, rector de la Universidad Santa María La Antigua (Usma) y parte del equipo facilitador del diálogo, dijo que los otros temas deberán ser abordados en un contexto amplio con la participación de otros sectores.

Blanco indicó que se debe cerrar esta primera etapa y pasar a una segunda en donde se debatan todos los temas. Aclaró que la mesa no ha finalizado y que los temas en agenda siguen vigentes.

Las agrupaciones calificaron el anuncio como inaceptable, indicaron que no se han agotado los ocho puntos de la agenda. Solicitaron se reconsidere la decisión para continuar el debate del tema de corrupción.

Representantes de la Alianza Pueblo Unido por la Vida, la Alianza Nacional por los Derechos del Pueblo Organizado (Anadepo), así como dirigentes de la comarca Ngäbe Buglé y de comunidades campesinas, dijeron sentirse sorprendidos del anuncio del cierre de la primera fase.

Blanco manifestó que para el debate sobre corrupción faltan actores importantes y señaló que se pasa a la segunda fase. ‘La iglesia ahora será acompañante y observadora’. Ahora corresponde al Ejecutivo hacer la convocatoria para la segunda etapa, indicó.

Saúl Méndez, líder del poderoso sindicato de la industria de la construcción y representante de la Alianza Pueblo Unido por la Vida, una de las tres organizaciones que negocian con el Gobierno, dijo que es inaceptable el cierre intemspestivo del dialgo sin consultar a los que estamos aquí (en el diálogo).

Previamente, Méndez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (Suntracs), calificó al Gobierno de desleal y agregó que no cumplen con los acuerdos pactados en la mesa única de diálogo.

De acuerdo con Méndez, en las actas se escribe una cosa y en los decretos sale otra.

«Dejan en el ambiente desconfianza de lo que se está discutiendo y haciendo. La exigencia es la misma del pueblo y es que se cumplan los acuerdos», dijo Méndez, tras la jornada del viernes.

T/Telesur/LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba