ColumnasPrincipal

La Ciencia detrás de un Termómetro Infrarrojo

Con el brote del nuevo coronavirus, SARS-COV2 o COVID-19, se ha hecho común la utilización de dispositivos para sensar la temperatura de las personas, esto como medida de prevención ante uno de sus síntomas más significativos, esta es la fiebre. Pero su utilización ha desencadenado una serie de preguntas y aquí las abordamos.

¿Qué es un Termómetro Infrarrojo?
Un termómetro infrarrojo es un sensor que permite a los usuarios y usuarias medir la temperatura en situaciones o aplicaciones en las que los termómetros convencionales no pueden ser empleados.

¿Cómo funciona un termómetro infrarrojo?
Este dispositivo debe ser apuntado a la superficie cuya temperatura se requiere, posteriormente es activado emitiendo una señal que incide sobre el cuerpo u objeto próximo, el dispositivo lee la reflexión o el rebote de esta señal y realiza una conversión optoelectrónica, transformando un nivel de voltaje específico a una temperatura que es reflejada en una pantalla LCD.

¿Qué función tiene la luz roja o láser que poseen estos Termómetros?
No todos los termómetros poseen una luz visible pero son los más comunes y poseen una etiqueta con icono de advertencia para su uso seguro. Esta luz o láser tiene como función ser una guía para ubicar más eficazmente la superficie a leer, su ausencia no incide en la medición ya que sólo cumple esa tarea, guiar al operador del dispositivo y no forma parte de la medida.

¿Debo preocuparme por el láser del termómetro?
No necesariamente. El uso del láser está normado internacionalmente, determinándose una serie de niveles de seguridad que regulan su aplicación, estos niveles van del 1 al 4.  Los niveles 1 y el 2 identifican aquellos láser que pueden ser utilizados bajo ciertas medidas de precaución, una de ellas es el tiempo de exposición.

Infografía CENDIT

Su uso está permitido siempre y cuando la exposición al mismo sea de corta duración. Aunque están permitidos su uso no debe ser tomado a la ligera ya que no deja de ser una señal emisora de campo electromagnético. Los niveles 3 y 4 agrupan a los láser que requieren de un equipamiento especial para su uso, algunos de estos equipos de protección pueden ser lentes o un traje que cubre la mayor parte del cuerpo.

En el caso del termómetro infrarrojo, utilizado durante el brote del nuevo coronavirus la gran mayoría están clasificados en los niveles 1 y 2, siendo los más comunes los que posee una luz visible que tiene como función ser una línea guía para apuntar de manera certera la superficie a la cual se realizará la lectura.

¿Corro algún riesgo cuando me toman la temperatura con uno de estos dispositivos?
No hay riesgo, la exposición a la señal del termómetro infrarrojo es muy corta, encontrándose dentro de la norma internacional. Sin embargo sigue siendo una señal electromagnética que debe ser usada con prudencia y de manera correcta.

Inforgrafía CENDIT

Sabiendo esto ¿qué recomendaciones podemos seguir para usar de forma segura este dispositivo?
La toma de la temperatura debe ser lo más cercana posible al cuerpo, esto, para mejorar la precisión de la lectura.

En caso de que la lectura sea tomada en un área cercana a los ojos, se recomienda que el paciente los cierre para evitar la exposición directa de estos al láser.

La señal emitida por los termómetros infrarrojos no posee la potencia requerida para generar anulación de tejidos o de neuronas, sin embargo el uso de esta tecnología con variantes significativas tiene una historia basta en el área de la salud, donde es utilizada para hacer operaciones ya que su tamaño y precisión permite realizar intervenciones de tejido de una forma segura y sin lesionar las zona circundantes.

Por: Héctor Leonel Núñez, Profesional de Investigación y Especialista en Fotónica

Gloria Carvalho Kassar, Doctora en Fotónica y Presidenta de la Fundación Cendit.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba