El SurPrincipal

México ratificó ante la OEA rechazo a “inaceptables” sanciones económicas y financieras

El Gobierno de México ratificó ayer miércoles su rechazo absoluto a las ilegales medidas coercitivas unilaterales de carácter económico y financiero que son implementadas como medio de presión contra Estados soberanos.

“Las mayores víctimas de estas siempre son los más necesitados, razón, entre otras, que las vuelve inaceptables”, denunció el subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, durante su intervención en la Quincuagésima Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que este año se celebra de manera telemática debido a la pandemia de COVID-19.

El diplomático reafirmó igualmente la defensa de México, país que ostenta la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a los principios de no intervención, autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de las controversias, así como el respeto y promoción de los derechos humanos.

“México ha expresado en distintas ocasiones el deseo de que los pueblos de Nicaragua y Venezuela encuentren ellos mismos una salida pacífica y democrática a la situación que viven sus países, preservando en todo momento su legítimo derecho de decidir sobre su destino”, enfatizó.

El representante mexicano también reiteró la firme oposición de su país a toda medida que busque excluir del diálogo político a un Estado miembro de la Organización.

Venezuela concretó su retiro oficial de la OEA en abril de 2019 luego de denunciar la Carta de ese organismo, de conformidad con su artículo 143.

Indiferencia de la OEA ante el COVID-19

En relación con la propagación del COVID-19, el representante mexicano manifestó la preocupación por la indiferencia con que la OEA se ha comportado en esta pandemia.

“Observamos con preocupación la falta de acciones concretas por parte de la Secretaría General durante esta emergencia sanitaria, una indiferencia total”, recalcó.

El Subsecretario, además, reiteró que la Secretaría General de la OEA debe actuar siempre dentro de su propio marco institucional y alejarse de cualquier pronunciamiento en nombre de la membresía.

“Somos los Estados miembros y no la Secretaría General los que decidimos el rumbo de la Organización”, subrayó.

El representante de México denunció la tendencia de extralimitar el carácter técnico de las misiones de observación electoral, que en Bolivia tuvo nefastas consecuencias en 2019 cuando la Secretaría General de la OEA “utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral para denunciar prematuramente un supuesto fraude que nunca existió”.

T/ Prensa MPPRE/ LRDS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba